lunes, 30 de noviembre de 2009

TIERRATERAPIA



Vinoterapia
Sonoterapia
Chocoterapia
Fangoterapia
Animaloterapia
Aromoterapia
Cromoterapia
Apiterapia
Balneoterapia
Terapias bioenergéticas
Fototerapia
Hidroterapia
Electroterapia
Fangoterapia
Cinematerapia
Biomagnetoterapia
Talasoterapia
Psicoterapia
Terapia floral
Aromaterapia
...


La lista es interminable e insufrible.

¿Curan, aportan salud o ambas cosas?

¿Son clasificables?¿Merecen tal denominación?

¿Son causalmente eficaces o sólo sugestivas?

En la terraterapia, por ejemplo, el paciente se planta en la tierra de cintura para abajo, como si fuera un árbol, durante media hora cada día. Antes de que le dejen plantado es muy importante decidir qué tipo de árbol quiere ser y el tipo de riego que recibirá (por goteo, regadera, lluvia, aspersión,...). En las épocas con riesgo de frío y heladas los responsables del equipo, los terraterapeutas, acondicionan la parte superior del tronco de la persona para que la madre tierra no termine convirtiéndose en una madrastra. Según cuentan estos árboles efímeros, retomar el contacto con la tierra ha sido lo mejor que les ha pasado; escarmentados de otras terapias más ortodoxas, han encontrado en esta actividad la recuperación de la salud perdida. Son felices.




1 comentario:

  1. Me alegra que compartamos la irónica mirada sobre las terapias de cualquier tipo, sin acritud.
    La terraterapia tiene influencias de la singular película "Amanece que no es poco", verdad?

    ResponderEliminar

¡Hola Bienvenid@!

Exprésate con total libertad. Tu comentario será publicado.

Gracias.