martes, 7 de diciembre de 2010

HACER UNA FOTO















Una pareja de novios se dirige hacia mi para pedirme que les haga una foto con su cámara digital (llevan tres días en Granada). Encuadro, hago 'click' y ya está. Esta foto forma parte del conjunto de fotografías de su viaje. Exactamente, la foto que acabo de hacer es la número 454. La tarjeta de memoria de la cámara es de 2G y todavía estarán en Granada dos días más. Es su tercer viaje juntos y todavía harán muchos más...

Dada esta alta tasa, no hay mucho tiempo para realizar una foto. Es nuestro acto, casi automático, a partir de una imagen que nos resulta grata o curiosa. Introducimos las fotos en la cámara a golpe de impulso sin que exista un proceso artístico que nos permita saborear el proceso de nuestra acción. En mi opinión, un tragar sin masticar, una conducta compulsiva de llenado y vaciado.
Probablemente, a partir de hoy, la tarjeta de memoria guardará 200 o 300 fotos más. Al final de su viaje habrán conseguido 500 o 600 fotografías que pasarán al disco duro de un ordenador para su 'revelado' virtual.Comentan a sus amigos el viaje y van a dedicar alguna tarde a compartir las fotografías.

Una tarde cualquiera comienzan su visionado. A partir de la fotografía 159 los ojos parpadean por primera vez para lubrificar la sequedad que produce la atención permanente. Desde la fotografía 303, el paso de las fotografías se ha acelerado a una velocidad de foto por segundo. A noventa fotos del final, el silencio se ha echo presente e incómodo. "Ya quedan menos", se dicen todos interiormente.

¿Cuántas veces veremos las fotos que hemos hecho? ¿Una?¿Dos? ¿Quizá tres? ¡Tres!

Hemos hecho un viaje pero observado la realidad indirectamente, a través de un visor. El afán de detener y detentar la realidad ha convertido la fotografía en una nueva forma de gula. Tener fotografías, capturar simbólicamente la realidad para que nos pertenezca, ejecutar una novedosa dimensión del tener, tragar de forma masiva la realidad para su absoluta detentación. Tener para Ser.

Por otra parte, salvo algunas fotos personales, ¡la mayoría de las imágenes ya están 'colgadas' en la red porque otros han coincidido anteriormente en la belleza o curiosidad que intentaban capturar!

¿Calidad o cantidad?


Otra forma de SER es posible

1 comentario:

  1. Hola Joaquín!
    Me encanta el blog que has hecho, especialmente esta entrada. Refleja exactamente la realidad de las personas hoy en día, el tener tanto les ciega.
    Un abrazo! Te leo.

    ResponderEliminar

¡Hola Bienvenid@!

Exprésate con total libertad. Tu comentario será publicado.

Gracias.